Qué Se Dice: Grito de guerra

Qué Se Dice: Grito de guerra

Por Claudio Acosta

Vamos con todo y por todos y eso no excluye a nada ni a nadie”- Parece un grito de guerra, y probablemente lo sea tratándose de quien se trata, por lo que harían bien quienes no tienen sus cuentas claras en tomarse en serio las palabras de la Directora de Persecución de la Procuraduría General de la República, Yenni Berenice Reynoso, quien parece dispuesta a enfrentar la “jurisprudencia de la corrupción” que ha venido criticando todos estos años.

La exfiscal del Distrito advirtió, en una entrevista que concedió al programa Despierta con CDN, que no quedará sin investigar ninguna denuncia que tenga que ver con la desaparición o sustracción de un peso del Estado.

Y aclaró que la única restricción que tendrán los funcionarios judiciales bajo su dirección, que serán reforzados con la inclusión de otros 15 fiscales, será el respeto al Estado de derecho.

A pesar de su manifiesta voluntad y conocida combatividad no es poca cosa lo que se propone, pues según lo que reveló en esa misma entrevista la Procuradora General, Miriam Germán Brito, en la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción (PEPCA) hay ¡325! casos pendientes de corrupción desde el 2003.

¿Hay alguien sorprendido, a pesar de la gran cantidad de casos acumulados, de que se haya hecho tan poco para enfrentar ese flagelo? Claro que no, pues hemos visto la comparsa de millonarios, a costa del Presupuesto Nacional, que andan por ahí exhibiendo sin rubor sus fortunas mal habidas.

Pero son los números fríos los que reflejan, en su verdadera dimensión, la magnitud del saqueo, que también explican porqué la impunidad se ha enseñoreado en la admistración pública.

Hay que confiar, sin embargo, en que la voluntad, la firmeza y la determinación de esas dos mujeres les permitirán cumplir las expectativas puestas sobre ellas, aunque eso le quite el sueño, o la libertad, a unos cuantos exfuncionarios y dispare la venta de ansiolíticos y antidiarreicos.

Share this:

diariolaverdad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *